20 noviembre 2017

Nota publicada online

miércoles 25 de octubre, 2017
|
Mirar Miró en el Bellas Artes
Una experiencia para ser vivida
por Marcela Costa Peuser

La exhibición presenta cincuenta obras, realizadas por Miró entre 1963 y 1981, pertenecientes a la colección del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, de España, con curaduría de Carmen Fernández Aparicio y Belén Galán Martín, bajo la dirección de Manuel Borja-Villel y Rosario Peiró.

“Cuanto mas simple es un alfabeto, más clara resulta su lectura. Los colores elementales construyen las letras de mi lenguaje, sin otro soporte que la superficie en blanco y la efusión de un negro lineal.” Así describe el propio Joan Miró su pintura, en 1978.

El principal ícono de la cultura catalana tardío-franquista, reconocido por su carácter tímido pero también poco complaciente, fue el heredero natural de dos generaciones europeas de vanguardia, conoció a Pollock y se dejó “tocar” por el expresionismo norteamericano.

Como detalló el crítico español Santiago Amon:”Su primera exposición en Barcelona (1918) coincide con la muerte de Apollinaire; su primer viaje a París (1919), con la de Renoir; el final de La ferme (1923), con la de Proust; los decorados para el Romeo y Julieta (1926), con la de Monet; sus primeros dibujos-collage (1933), con la de Raymond Roussel; el inicio de las Constelaciones (1940), con la de Klee; en su primer viaje a Norteamérica (1947), con la de Bonnard; su Gran Premio en la Bienal de Venecia (1954), con la de Matisse y sus primeras esculturas monumentales en bronce (1966), con la de André Breton...”

Esta exhibición reúne las obras que produjo entre 1963 y 1981, en su taller-vivienda, revelando un artista conectado al presente que le tocó vivir y con una enorme confianza en el porvenir.

El excelente montaje en la sala de exposiciones temporarias del Bellas Artes permite un recorrido por las 18 pinturas -varias de gran formato-, seis dibujos y veintiséis esculturas de bronce –quizás lo menos conocido de su obra- que impactan por su belleza. En una pequeña salita se exhiben sus paisajes celestiales que invitan al silencio y la meditación.

Nuestra recomendación para quien recorra la muestra es que deje de lado todos los preconceptos adquiridos y simplemente se deje llenar por la emoción que trasmite la propia obra. Una obra llena símbolos que remiten a la naturaleza en la que se rescata la verdadera esencia del hombre por encima de cualquier consideración intelectual.

Descubra también, a modo de ejercicio, en cada una de las esculturas, los elementos simples y cotidianos que componen cada una de estas obras. Una canasta aplastada, el cuerpo desarticulado de una muñeca o, incluso, un rastrillo de jardín, se resignifican y cobran nueva vida en estas esculturas. Pero no se trata de un trabajo improvisado y, tal como lo explica Cármen Fernández Aparicio, curadora del Museo Reina Sofía, “Miró iba y volvía sobre sus bocetos hasta construir su diseño”. Diseños que él mismo fundía en bronce y finalmente terminaba con esta pátina tan característica de su obra.

 

VER GALERIA DE IMAGENES

El excelente catálogo que acompaña la muestra, editado por el Museo Nacional de Bellas Artes de la Argentina -con el apoyo de su Asociación de Amigos-, el Museo de Arte de Lima, del Perú, y el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de España, se propone actualizar, en el siglo XXI, las lecturas sobre la producción artística de Miró y su posicionamiento ante las inflexiones de la historia.

Hay tiempo hasta febrero para mirar esta muestra una y otra vez -ya que en el mes de marzo sigue su viaje a Perú- y descubrir, en la magia de su trazo, en su dibujo ingenuo que retrocede al umbral de los tiempos como en las pinturas rupestres y en las titilantes estrellas de sus paisajes celestiales, la llama inspiradora de la creación.

De la presentación a la prensa participaron Julio Crivelli, presidente de la Asociación Amigos del Museo, Andrés Duprat, Director ejecutivo del mismo, la curadora española del Reina SofíaCármen Fernández Aparicio y la directora artística Mariana Marchesi.

+INFO

  • Joan Miró
    Mujeres pájaro en la noche
    Oleo, acrílico y carboncillo sobre lienzo
    260 x 185 cm
  • Joan Miró
    Mujer personaje pájaro
    Tinta china, aguada, cera y lápiz grafito sobre papel
    1973
    89,5 x 63 cm
  • Joan Miró
    Personaje y pájaro.
    1968
    Fundición a la cer perdida, Bronce patinado
    103 x 21,5 cm
  • Joan Miró
    El rey guerrero
    1981
    Fundición a la cera perdida
    Bronce patinado
  • Joan Miró
    Homenaje a Pablo Picasso, 1966
    Mujer, pájaro, estrella
    Oleo sobre lienzo
    245 x 170 cm
  • Joan Miró
  • Joan Miró
  • Joan Miró
  • Joan Miró
  • Joan Miró