18 octubre 2017

Nota publicada online

martes 18 de abril, 2017
|
Manuel Molina en Móvil
Todas las ideas con las que me he acostado
por Pilar Altillo

Un espacio muy particular dentro del proyecto CheLA en Parque Patricios, alberga una muestra donde arte y pensamiento se unen de manera singular en la muestra del cordobés Manuel Molina.

En 2015 Manuel Molina se presentó al Premio Itaú y obtuvo una mención del jurado. Por ese entonces su obra tenía dos condimentos esenciales: un reconocimiento al sistema popstar en el detrás de escena de un tema muy difundido de Beyonce, junto al afán de unir sus investigaciones filosóficas llevando a la acción las teorías de Theodor Adorno (1903-1969) sobre el “desmoronamiento de los materiales tradicionales” planteado en la Teoría estética del mismo autor publicada apenas después de su muerte. Molina era el performer de una secuencia  en tres tiempos que se llamó “IA (Investigaciones adornianas)”, Popstar, Ego,  Video arte, video performance que puede verse en Vimeo como una serie completa.

En la actualidad, ya cursando el doctorado de su segunda carrera en Córdoba, esas investigaciones sobre la filosofía contemporánea y sus desarrollos en obra dentro del sistema del arte siguen buceando las teorías adornianas pero le agregan un condimento sugestivo. Dentro de lo que Manuel denomina “estetofagia” que le posibilita ir en busca de algunas de las obras que resultaron singulares para su formación y crecimiento. En esta exhibición dentro del espacio provisto por móvil.org.ar, donde cada artista es invitado a estar un tiempo en relación con esa arquitectura fabril desocupada, para pensar y realizar la obra in situ, hay una serie de indicios que funcionan ya desde los títulos, permitiendo corroborar esa forma de fagocitar lo hecho para darle un giro que incluya su vida cotidiana.

Las dos curadoras del proyecto, Alejandra Aguado y Solana Molina Viamonte incluyeron al teórico, crítico y curador mexicano Cuauhtémoc Medina, quien desde Skype monitoreó las ideas con las que Manuel se presenta ahora. Medina lo bautizó como un “picnic sin hormigas” porque en parte recrea el clima de transitoriedad de su paso por Iberá donde estuvo un año junto a su pareja, incluida la característica tierra roja contenida en una valija. Parafraseando a Tracey Emin en su controversial instalación donde publicó los nombres de todas las personas con quienes se acostó, Molina, ensaya un pequeño cambio “Todas las ideas con las que me he acostado” y repasa aquellos textos que forjaron su pensamiento en un intento tan post-hegeliano- marxista como el que promocionó Adorno y que se basaba en discutir el imperativo de todo puede ser arte.

Estas líneas dentro de un plan creativo no son muy apreciables dentro de los artistas jóvenes, de allí su singularidad. Es también incitante saber que no hay deseo de originalidad sino una especie de mapa de ruta de ideas, artistas y muestras que han participado activamente en su formación y aún lo perturban para producir. De hecho así está reconocido en algunos textos que se pueden leer en el sitio donde consta: “cruce de mimetismo y desviación, referenciamiento intelectual y exaltación queer” tanto como “actos, obras, protocolos y gestos como elementos estético reflexivos”.

Vale la pena pasar a estar allí en compañía de esas ideas.

 

Móvil

Iguazú 451- Parque Patricios

Hasta el 3 de junio. Viernes y sábados de 15 a 19 hs.