01 septiembre 2014

Nota publicada online

martes 21 de abril, 2009
|
Comenzó Proyecto Cubo 09

Con la muestra grupal titulada "Swinger", inauguró el nuevo ciclo de Proyecto Cubo. El proyecto propone una modalidad donde los artistas seleccionados exhiben periódicamente su obra durante un año, de tal manera que puede seguirse el proceso de su evolución creativa.

Proyecto Cubo tiene como objetivo trabajar con 4 artistas durante todo el año en una sala especialmente diseñada para esta instancia. En esta convocatoria se presentaron más de 500 proyectos de Argentina y Latinoamérica y quedaron seleccionadas dos parejas de artistas: los argentinos Mónica Potenza y Esteban Rivero, y los chilenos Catalina Schliebener y Jorge Opazo.
Este proyecto nace en 2005 bajo la curaduría y dirección de Néstor Zonana y, se
propone como una clínica y laboratorio de experimentación donde cuatro artistas
exponen durante todo un año, alternando muestras colectivas e individuales. Además,
para cada proyecto se contempla la participación de un teórico invitado, que
dinamiza el diálogo entre los artistas y genera textos críticos. En esta oportunidad, la teórica invitada es la artista Fabiana Barreda.
El proyecto propone una modalidad por demás atractiva ya que los artistas participantes tienen la oportunidad de exhibir periódicamente su obra durante un año, de tal manera que se puede seguir el proceso de su evolución creativa.
En conversación con Arte al Día Zonana comentó:” estoy muy entusiasmado con la idea de institucionalizar aun más Proyecto Cubo ya que es algo que no se hace en ningún lugar, ni en ninguna galería“ y agregó “ tuvimos una convocatoria muy importante y esta es la primera vez que participan artistas extranjeros. Me gustaría repetir la experiencia dado que el grupo está funcionando muy bien”.
“Este proyecto nos convoca a reflexionar sobre la potencia conceptual y psicoanalítica del Pop Art, o podríamos nominarlo: "Neo-Pop Psicológico Latino", dice Barreda acerca lo que se trabajará este año en Proyeco Cubo, “En esta exposición se hacen presentes los procedimientos estéticos introducidos por los movimientos pop internacionales de la década del 60, investigados teóricamente por Oscar Masotta, ensayista avant garde iniciador de las lecturas de Lacan en Buenos Aires en la época dorada de los sixties.” agregó la curadora.
Las obras de Catalina Schliebener problematizan sobre la iconografía familiar de Disney. Los clásicos personajes son los protagonistas de procesos de apropiación y extrañamiento y a la vez, su obra crea un posible refugio a salvo de estos inquietantes fantasmas infantiles.
Los trabajos de Opazo, proponen cuestionar la construcción de la masculinidad y el héroe. Sus protagonistas se delinean a sí mismos como héroes trágicos con rasgos humanos. Entre las preguntas por la orfandad, lo monstruoso y la locura sus criaturas presentan quiebres éticos.
Esteban Rivero, en su galería de superhéroes, crea un agudo retrato del contexto local argentino deconstruyendo la dialéctica Héroe-Villano. Los personajes se potencian sobre un estado de tragedia urbana paródica. Sus pinturas instalan el debate sobre la tensión entre el delincuente y su víctima.
Por su lado, Mónica Potenza, aborda el ideal de felicidad familiar desde la perspectiva femenina. Sus obras cuestionan el reino de la cocina como territorio de armonía doméstica.

------------------------------------------------------------

Hasta el 25 de mayo
Pabellón 4 Arte Contemporáneo, Uriarte 1332, Palermo Viejo

Encontranos en

ENewsletter

Registrate para recibir el newsletter de Arte Online