26 septiembre 2017

Nota publicada online

martes 12 de septiembre, 2017
|
Adios al Partenón de los Libros de Marta Minujín en Kassel

La “desconstrucción de El Partenón” se desarrolló durante los días 9 y 10 de septiembre en Friedrichplatz, Kassel, uno de los lugares donde en 1933 el régimen nazi quemó libros que consideraba anti-alemanes

El sábado 9 de septiembre “El Partenón de Libros Prohibidos” comenzó a despedirse de Kassel. En respuesta a la exitosa convocatoria de su creadora, Marta Minujín, “El Partenón” se cubrió con 70.000 libros prohibidos gracias a la participación del mundo entero. “Fueron meses de un esfuerzo increíble, pero soy felíz de poder ver mi Partenón terminado. Sus columnas se destacan como un gran libro abierto de la censura alrededor del mundo” manifestaba Minujín sin ocultar su emoción, a la vez que invitaba a ser testigo del inicio del desarme de la obra más grande alguna vez realizada en la historia de todas las documenta: Un Partenón, réplica del de Atenas pero realizado con estructura de hierro y recubierta con 70.000 libros prohibidos en cualquier momento de la historia. 

La “desconstrucción de El Partenón” se desarrolló durante los días 9 y 10 de septiembre en Friedrichplatz, Kassel, uno de los lugares donde en 1933 el régimen nazi quemó libros que consideraba anti-alemanes. El primer día el público estuvo convocado a leer en distintos idiomas, alguno de los 5.000 títulos prohibidos que cubrían las estructuras de la obra. Muchos de los asistentes se manifestaron, además, con su propia música o recitando sus textos y poemas. Otros simplemente observaron, testigos de este suceso de efímera eternidad. El domingo 10, el Partenón experimentó el inicio de su desconstrucción. Fue la última fase del proceso de arte en progreso y arte de participación masiva. Junto a Marta Minujín estuvieron presentes los habitantes de Kassel, el público y todo el equipo de documenta14.

“Mi intención es que cada uno se lleve un mensaje de paz, diversidad y de grandeza conceptual” declaró Marta Minujín mientras que la gente retiraba uno a uno cada libro y cumplía así con el propósito de la artista.

El Partenón despareció físicamente con el fin de documenta14 . Sin embargo permanecerá en la memoria de todos los que ayudaron con su donación y de quienes visitaron la obra en Kassel. Su registro sobrevivirá gracias a ellos y a las redes sociales que participaron activamente en la difusión del proyecto.  

El Partenón de libros es un ejemplo contra la violencia, la discriminación y la intolerancia" sostuvo el polaco Adam Szymczyk, director artístico de Documenta14. Un alegato estético para reflexionar y cuestionar la censura, la persecución de escritores, la prohibición de sus textos y finalmente, el intento que aún persiste en muchos gobiernos contemporáneos, de influir en el pensamiento del ser humano porque “pensar” es lo que nos distingue y nos hace libres.

Sobre la obra

El Partenón de los Libros consistió en una estructura tubular réplica del Partenón auténtico (Atenas, Grecia), a escala natural, de 70 x 30 metros y de 19 m de alto, cubierto de más de 40.000 libros recolectados en Argentina, Grecia y Alemania.